El pecado del aborto es como el pecado de la esclavitud

by | 2 Jul, 2022 | 2 comments

El pecado del aborto es como el pecado de la esclavitud

by | 2 Jul, 2022 | 2 comments

Estoy seguro de que la mayoría de ustedes han oído hablar de la reciente filtración de la Corte Suprema que descubrió la propuesta del juez Samuel Alito de anular Roe v. Wade.  Escuché sobre la filtración mientras me preparaba para escribir este artículo.

Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization está reavivando el debate sobre el aborto en este país como nunca desde Roe v. Wade y Casey contra Planned Parenthood.  El tema del aborto (infanticidio) podría describirse fácilmente como el tema más grande y controversial con el que nuestra nación ha tenido que lidiar durante la última mitad de un siglo.  Me recuerda a otro tema con el que nuestro país tuvo que lidiar en el pasado: la esclavitud. 

Si bien hoy en día la práctica de la esclavitud es ilegal en los Estados Unidos, ampliamente condenada y considerada moral y legalmente incorrecta (por una buena razón), durante casi el primer siglo de la historia estadounidense, no fue tan simple.  Los dueños de esclavos hicieron todo lo posible para proteger la práctica (de la que se beneficiaban) e incluso trataron de justificarla, alegando que beneficiaba a las personas de raza negra, o haciendo alegaciones de que las personas de raza negra no eran humanas. 

Estos argumentos son en realidad muy similares a los que se presentan hoy en día para defender la práctica asesina del aborto.  De hecho, las similitudes no se detienen ahí.  Ahora, es posible que usted se pregunte cómo estos dos problemas son similares; pero si realmente se toma el tiempo para comparar tanto el aborto como la esclavitud uno al lado del otro, es revelador lo similares que son.  El aborto es una gran plaga sobre esta nación hoy en día, tal como lo era la esclavitud en ese entonces. A la luz de las circunstancias actuales, creo que es importante que examinemos este problema importante.

Dred Scott

Comenzaremos hablando de Dred Scott v. Sandford.  Probablemente haya oído hablar de este caso antes.  Se enseña en casi todas las clases de historia estadounidense.  Si se toma el tiempo de buscar “los peores casos de la Corte Suprema”, este caso aparece en casi todas las listas.  Tanto los liberales como los conservadores están de acuerdo en que este fue un caso absolutamente terrible en la historia de nuestra nación.

¿Y qué pasó, exactamente?  Esencialmente, la Corte Suprema dictaminó que los esclavos no eran realmente personas y no tenían derechos políticos.  El fallo también amplió en gran medida la esclavitud.  Por supuesto, esta decisión indignó a los abolicionistas de la época (y con toda razón).  Sin embargo, este caso histórico de la Corte Suprema me recuerda a otro caso más reciente: Roe v Wade. 

Las similitudes entre estos dos casos son notorias, de verdad.  Ambos se centraron esencialmente en la palabra “persona”.  En el caso de Dred Scott, la Corte Suprema dictaminó que las personas de raza negra eran propiedad, no personas.  En el caso Roe, la Corte Suprema dictaminó que los niños no nacidos no eran personas.  No descubrieron exactamente qué más eran.  Pero definitivamente no eran personas.

¿Por qué tanto debate sobre la palabra “persona”?  La decimocuarta enmienda a la Constitución de los Estados Unidos dice que “… tampoco ningún Estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal; ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes”.  Toda persona, legalmente, tiene derecho al derecho a la vida.   

Roe

En Roe, sin embargo, la Corte dictaminó que los no nacidos no cuentan como personas y, por lo tanto, no tienen derecho a la vida.  Bíblicamente, esta es una forma muy arbitraria de definir la personalidad, al igual que usar el color de la piel es una forma arbitraria de definir la personalidad.  La santa palabra de Dios dice:

14 te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. 16 mi embrión vio tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.” (Salmos 139:14-16)

“14 El que en el vientre me hizo a mí, ¿no lo hizo a él? ¿Y no nos dispuso uno mismo en la matriz?” (Job 31:15). “10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios.” (Salmos 22:10). “sobre ti fui echado desde antes de nacer; desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios”. (Salmos 127:3).

Bíblica y científicamente, sabemos que una persona es una persona desde el momento de la concepción.  La edad o cualquier otro factor no tiene relación con esta verdad.

Se pueden hacer comparaciones adicionales entre estos dos casos.  Ambos casos de la Corte Suprema expandieron una práctica: el caso de Dred Scott expandió la esclavitud, mientras que el caso Roe expandió el aborto.  Ambos casos de la Corte Suprema también otorgaron o ampliaron un “derecho”.  En Dred Scott, la Corte dictaminó que poseer esclavos era un derecho de los blancos; en Roe, el Tribunal dictaminó que asesinar a bebés antes de nacer era un derecho de las mujeres. Así como las personas pro-aborto de hoy en día argumentan que el aborto es un “derecho reproductivo” esencial de las mujeres, las fuerzas pro-esclavitud del siglo XIX argumentaron que poseer esclavos era su derecho.

Es bastante interesante observar que ambos “derechos” solo se aplican a un grupo exclusivo de personas a expensas de otros.  Pero ¿alguna de estas cosas es realmente un derecho?  ¿Qué es un derecho? 

Bíblicamente, un derecho es algo que Dios nos ha dado y nos permite hacer.  ¿Alguna vez Dios le da a cualquier grupo de personas el derecho a asesinar?  ¡No, todo lo contrario!  La clara palabra de Jehová declara: “No matarás”. (Éxodo 20:13).  Así como Dios nunca nos da el derecho de poseer a otra persona, Él nunca nos da el derecho de asesinar a nadie.  Sin el derecho a la vida, no hay otros derechos.  Cada niño es creado por Dios, a Su imagen, y tiene el derecho de nacer.

La esclavitud es condenada y repudiada en Estados Unidos hoy en día.  La cuestión de la esclavitud se considera ley establecida, y la práctica está prohibida por la decimotercera enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.  Sin embargo, el debate sobre el aborto todavía se da lugar.  Como dije en la introducción, es muy interesante cuántos de los mismos argumentos han sido reutilizados. 

Los dueños de esclavos afirmaban que los negros no eran humanos, y que la esclavitud los beneficiaba.  Los defensores del aborto hoy en día afirman que los niños no nacidos no son humanos, y que el aborto beneficia a las mujeres.  El aborto es ampliamente promocionado como un procedimiento médico seguro.  ¿Seguro para quién?  Ciertamente no es seguro para el niño.  El propósito del procedimiento es el asesinato.  Esto es una tragedia absoluta. 

Avergonzamos y envilecemos (y por una buena razón) la malvada institución de la esclavitud, mientras que la mala práctica del aborto se anuncia como un derecho humano.  Esta es la definición misma de hipocresía, y se ha vuelto muy evidente en nuestras instituciones académicas de hoy.  La esclavitud se considera un crimen horrendo y una injusticia histórica, mientras que el infanticidio se considera el “derecho a elegir” de una mujer. Así como los dueños de esclavos defendieron una práctica indefendible para beneficio personal, las defensas del aborto como Planned Parenthood defienden la práctica indefendible del aborto para su beneficio personal.  Necesitamos llamar a lo que es vil por su nombre legítimo: la esclavitud y el aborto son pecados grandes de igual magnitud. El pecado del aborto es como el pecado de la esclavitud.  Ambos privan a la humanidad de derechos esenciales dados por Dios; ambos están claramente fuera de lugar con las Escrituras; y ambas son terribles tragedias que manchan la creación de Dios.

Al comienzo de la Guerra Civil, Elena de White escribió:

“Dios está castigando a esta nación por el alto crimen de la esclavitud.  Él tiene el destino de la nación en Sus manos. El castigará al Sur por el pecado de la esclavitud, y al Norte por tanto tiempo tolerando su influencia excesiva y dominante”

1T 264.1

Amigos, Dios todavía tiene el destino de esta nación en Sus manos.  Así como el Norte trató de llegar a acuerdos con el Sur en el tema de la esclavitud, nosotros también estamos tratado de llegar a acuerdos con el tema del aborto.  El Norte hizo varios Acuerdos notables (incluyendo el Acuerdo de 1820 y el Acuerdo de 1850) cuyo objetivo era limitar el alcance de la esclavitud, pero no abolirla por completo.  Hoy en día, se están haciendo acuerdos para limitar el aborto, pero no abolirlo por completo. 

Algunos abogan por que el aborto sea aceptado en casos de violación, incesto o enfermedad del niño.  No hay excusas aceptables para el aborto.  Nunca debemos comprometernos con el mal.  El aborto es un alto crimen, y un pecado terrible, al igual que la esclavitud; y al igual que la esclavitud, se permite que exista.  En la época de Elena de White, muchos adventistas se opusieron firmemente al pecado de la esclavitud y defendieron los derechos de todos los hombres, independientemente de su color de piel. ¿Vamos a oponernos hoy con la misma firmeza al pecado del aborto y defender los derechos de todas las personas, independientemente de su edad?

Nos encogemos de horror ante los actos bárbaros del faraón y el rey Herodes, que ordenaron el asesinato de los inocentes. Deberíamos encogernos en igual horror ante la barbarie del aborto.  Si bien hoy nos apresuramos a condenar la esclavitud por haber sido instituida alguna vez, ¿somos tan rápidos para condenar el vil acto del aborto?  Nos apresuramos a decir que la esclavitud era un gran mal y una mancha oscura en nuestra nación.  ¿Somos tan rápidos en decir que el aborto es un gran mal y una mancha oscura en nuestra nación hoy en día? 

Si bien se ha vuelto popular denunciar y condenar la esclavitud, se ha vuelto impopular denunciar y condenar el aborto.  Debemos denunciar y condenar el mal dondequiera que exista, independientemente de las ramificaciones populares.  Así como tenemos el deber de proteger la libertad de todos los hombres, tenemos el deber de proteger a los más vulnerables entre nosotros. 

A pesar de la posición oficial pro-vida de nuestra iglesia, las facciones de nuestra iglesia (incluido nuestro propio Departamento de Ministerios de Salud) se han sentido demasiado cómodas con el mundo y están apoyando la abominable práctica del aborto.  Esta práctica sólo está de acuerdo con el carácter de Satanás, no con el carácter de Dios.

La vida humana es sagrada y un don de Dios; la práctica del aborto es repugnante a la santidad de la vida humana.  Apelo a toda la iglesia: no apoyen el aborto, independientemente del fallo de la Corte en este asunto.  Ningún tribunal o autoridad humana tiene derecho a permitir que niños inocentes sean privados de la vida.  Debemos oponernos a este mal.  No debemos ser cómplices ni apoyar el asesinato de niños inocentes.  No oponerse es apoyar. Ahora es el momento de apoyar un curso en armonía con los principios de Dios.  Ahora es el momento de defender lo que es correcto, y de proteger y preservar toda la vida, ya sea dentro o fuera del útero. 

Fuente: Fulcrum7

¿Te gusto este articulo?

Suscríbete para más contenido.

unete a nuestros grupos de difusion