¿Deberían Los Adventistas Apoyar El Mandato De Las Vacunas?

by | 2 Dec, 2021 | 20 comments

¿Deberían Los Adventistas Apoyar El Mandato De Las Vacunas?

by | 2 Dec, 2021 | 20 comments

Este artículo ha tardado en llegar; quizás demasiado. Cuando la iglesia de Dios no proporciona respuestas de las Escrituras a los desafíos que enfrenta el pueblo de Dios, la confusión entra en las filas.

Vivimos en tiempos desafiantes. Necesitamos la Biblia. Debemos permitir que las Escrituras guíen nuestro pensamiento y controlen nuestras emociones en cada tema, ya sea grande o pequeño.

Ya has visto en el título que este artículo habla sobre los esfuerzos de nuestro gobierno para vacunar a todo el país. Antes de entrar en ese tema, permíteme decirte lo que no intento hacer:

  1. No tengo la intención de adoptar una posición política partidista sobre este tema. La política no tiene lugar en la iglesia. Somos ciudadanos de un país celestial. Cuando se presentó ante Pilato, Jesús declaró claramente: “Mi reino no es de este mundo”.
  1. No tengo la intención de emitir un juicio sobre la eficacia de la vacuna Covid. Puede tener algún beneficio para ciertos segmentos de la población. Para otros, puede ser peligrosa. Mi objetivo al hablar hoy no es probar su peligro o su eficacia, sino a evaluar si debiésemos ser obligados.
  1. No intento juzgar a ninguna persona que haya decidido recibir la vacuna Covid. Tampoco tengo la intención de juzgar a nadie que se niegue a tomarla. Las personas tienen diferentes factores de riesgo con respecto a la enfermedad, y creo que las personas deben elegir basado en esos factores.
  1. No intento impugnar los motivos de quienes están empujando las vacunas. Hay numerosas ideas flotando sobre cuáles podrían ser sus razones. La realidad es que solo Dios sabe qué los está impulsando, no yo. No tengo la intención de convencerle de algo de lo que yo no estoy seguro.

Mi intención hoy no es provocar controversias, sino ayudarnos a todos a reflexionar sobriamente sobre estos asuntos desde una perspectiva bíblica, no política y no emocional.

Hay dos problemas específicos que aborda el libro de Santiago que son relevantes para la situación actual: el problema de la parcialidad y el problema de la opresión por fraude.

El problema de la parcialidad

Santiago 2:1 Hermanos míos, no tengáis parcialidad de la fe de nuestro Señor Jesucristo, el Señor de la gloria.

Santiago 2:2 Porque si entrare en vuestra asamblea un hombre que esté vacunado, y también un hombre no vacunado,

Santiago 2:3 y prestas atención al hombre vacunado y le dices: “Siéntate aquí en un buen lugar”, y le dices al hombre no vacunado: “Siéntate en el balcón, mantente a dos metros de distancia y mantén tu máscara! “

Santiago 2:4 ¿No habéis hecho acepción de personas entre vosotros y os convertís en jueces con malos pensamientos?

Espero que estas para frases le haya parecido un poco graciosa, pero en realidad es muy grave. La parcialidad es un problema muy grave. Ahora, por supuesto, no estamos hablando de personas enfermas aquí. Si está enfermo con alguna enfermedad contagiosa, debe quedarse en casa hasta que ya no esté enfermo, pero la distinción comienza a hacerse entre personas sanas-vacunadas y no vacunadas.

¿Por qué se hace esto? ¿Es porque las personas vacunadas están en peligro por las personas no vacunadas? No si la vacuna es tan eficaz como afirman sus defensores. Entonces, ¿por qué tanto alboroto? Claramente se está haciendo para avergonzar y marginar a los que no están vacunados.

 Entonces, aquí está la pregunta: ¿Esta apropiado que la iglesia de Dios apoye esto? ¿Está en armonía con la declaración inspirada: “Aquí están los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús? Note lo que dice Santiago 2 en los versículos 8 y 9:

“Si en verdad cumplís vosotros la ley real, conforme á la Escritura: Amarás á tu prójimo como á ti mismo, bien hacéis: Mas si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y sois reconvenidos de la ley como transgresores.”

¿Qué es la parcialidad?

O quizás una mejor pregunta es esta: ¿POR QUÉ la gente muestra parcialidad?

Claramente, las personas muestran parcialidad porque desean ganar influencia sobre los demás. Por lo tanto, es una señal de virtud pura y sin adulterar, independientemente del problema que la subyace. No es diferente mostrar parcialidad con respecto al estado de vacunación de lo que es mostrarlo con respecto al nivel socioeconómico., etnia, o por cualquier otra razón. Este trato divisivo, preferencial, hecho para beneficio egoísta, constituye un juicio injusto de nuestros semejantes. Con este acto declaramos que cierta clase de personas están por debajo de nosotros, y existen solo para servir a nuestros semejantes intereses. Según la Biblia, esto es pecado. Santiago lo declara explícitamente.

Pregunto de nuevo, ¿Es esto algo que podemos ignorar o alentar y aún así ser llamados el pueblo de Dios que guarda los mandamientos? Creo que la respuesta es obvia. Pero Santiago no ha terminado de hablarnos sobre esto. Verás, también hay …

 

El problema de la opresión

  • Santiago 5:1 ¡Vamos ahora, ricos! Llorad y aullad por las miserias que os vendrán.
  • Santiago 5:2 Vuestras riquezas están podridas, y vuestras ropas están comidas de polilla.
  • Santiago 5:3 Vuestro oro y plata están enmohecidos; y su moho testificará contra vosotros, y devorará del todo vuestras carnes como fuego. Habéis acumulado tesoros para los días postreros.
  • Santiago 5:4 He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.
  • Santiago 5:5 Habéis vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; habéis engordado vuestros corazones como en día de matanza.
  • Santiago 5:6 Habéis condenado y dado muerte al justo, y él no os hace resistencia.

Permítanme compartir con ustedes dos citas de dinamita que encontré de un prolífico comentarista: Esto fue escrito en 1903 en el contexto de los sindicatos, pero creo que estarán de acuerdo en que los principios se aplican igualmente en esta situación: Sin tener en cuenta el Decálogo,

“Estas uniones son una de las señales de los últimos días. Los hombres están atando en manojos listos para ser quemados. Pueden ser miembros de la iglesia, pero mientras pertenezcan a estas uniones, no pueden guardar los mandamientos de Dios; porque pertenecer para estos sindicatos significa hacer caso omiso de todo el Decálogo.

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y ​​con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Estas palabras resumen todo el deber del hombre. La consagración de todo el ser, cuerpo, alma y espíritu, al servicio de Dios. ¿Cómo pueden los hombres obedecer estas palabras y, al mismo tiempo, comprometerse a apoyar lo que priva a sus vecinos de la libertad de acción? ¿Y cómo pueden los hombres obedecer estas palabras, y forman combinaciones que privan a las clases más pobres de las ventajas que les pertenecen, impidiéndoles comprar o vender, excepto bajo ciertas condiciones “—Carta 26, 1903 .. CL 11-CL 11.5.

Elena White

Y ahora esta: “Las Escrituras describen la condición del mundo justo antes de la segunda venida de Cristo. Santiago el apóstol describe la codicia y la opresión que prevalecerá …. Esta es una imagen de lo que existe hoy. Por cada especie de opresión y extorsión.”, los hombres acumulan fortunas colosales, mientras los gritos de la humanidad hambrienta se elevan ante Dios …” COL 170.2 (Inglés)

Elena White

Tenga en cuenta el lenguaje utilizado por este comentarista: opresión y extorsión. Sería bueno considerar estas palabras por un momento, a la luz de los eventos recientes. Retener injustamente, o “mantenerse atrás” es opresión, es aprovecharse de las personas que no están tan poderoso como usted. Pero tenga en cuenta que Santiago afirma que los salarios se están reteniendo “por fraude”. Se los están quitando de una manera que está diseñada para parecer legítima, pero todo es un disfraz. Es un plan de extorsión ¿Qué es la extorsión? Bueno, para empezar, es un delito penal. Es la práctica de obtener algún beneficio mediante la coacción. La extorsión, que no se limita a la toma de propiedad, implica la instilación verbal o escrita del miedo que Algo le sucederá a la víctima si no cumple con la voluntad del extorsionista. A menudo se le llama el “engaño de la protección” porque los estafadores a menudo expresan sus demandas como un pago por “protección” de amenazas (reales o hipotéticas) de especificó a otras partes, aunque a menudo, y casi siempre, tal “protección” es simplemente la abstinencia de daño de la misma parte, y eso está implícito en la oferta de “protección”.

Entonces, ¿qué tiene que ver este pasaje con el mandato actual de la vacuna? Bueno, déjeme responderle pidiéndole que piense en varias preguntas que lo rodean.

  1. ¿Estamos todos igualmente en riesgo de contraer el coronavirus? La respuesta es no. Los ancianos definitivamente tienen un mayor riesgo de hospitalización y muerte, pero las personas más jóvenes enfrentan un riesgo significativamente menor. Es de esperar esto, dado lo que sabemos sobre patología. y el proceso de envejecimiento.
  1. ¿Las personas que se han recuperado de la enfermedad se enfrentan a un riesgo significativo adicional y representan un riesgo significativo para los demás? Nuevamente, la respuesta parece ser no. Esto está en armonía con todo lo que ya sabemos sobre cómo funciona el sistema inmunológico humano.
  1. ¿Es la vacuna el único tratamiento viable para esta enfermedad? La respuesta parece ser no. Sin embargo, cualquier discusión sobre terapias o tratamientos naturales ha sido censurada o suprimida. Los médicos que abogan por tratamientos de bajo costo, como la ivermectina, la hidroxicloroquina, etc. han sido marginados y, en muchos casos, amenazados con perder su licencia médica.
  1. ¿Sabemos lo suficiente sobre el origen de esta enfermedad en particular para descartar la idea de que ha sido provocada por la ingeniería humana? Nuevamente, la respuesta es no. Parece haber un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que este virus puede bien se han desarrollado en el laboratorio con un propósito, ahora no tengo prueba definitiva de esto, pero tampoco se puede descartar.

Entonces, dando estas preguntas, con sus respuestas, seguimos con esta pregunta: ¿por qué esta vacuna se está aplicando a absolutamente todo el mundo? ¿No le parece sospechoso?

¿Por qué las personas que han optado por no tomarlo (por el motivo que sea) son demonizadas y avergonzadas en los medios de comunicación? ¿Por qué los trabajadores de numerosas industrias se ven amenazados con la privación de sus medios de vida si se niegan? ¿Es esta realmente una iniciativa legítima de salud pública? ¿O es un plan de represión masiva?

Una vez más, permítanme reiterar: no estoy defendiendo que nadie deba inyectarse nunca. Con muchos tratamientos médicos, hay riesgos que deben sopesarse. La quimioterapia es arriesgada, pero en algunas situaciones, tomar esos riesgos podría ser su mejor opción. Asimismo, la vacuna Covid puede ser una opción razonable para aquellos que están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Pero aquí está la pregunta importante: ¿se debe obligar a alguien a tomarlo, especialmente a aquellos que tienen un riesgo bajo? Hay suficientes preguntas sin respuesta sobre toda esta situación para poner esta coerción en la categoría que Santiago describe aquí. Infundir miedo en las personas sobreestimando su riesgo de morir por Covid y luego amenazar con quitarles su sustento a menos que se sometan a una vacuna controvertida, cae, en mi opinión, en la categoría de opresión por fraude.

¡Y no es que no nos hayan dicho mentiras sobre esto! Los principales expertos en salud han contado historias mutuamente contradictorias sobre el origen del virus, sobre la eficacia de las mascarillas para evitar que se propague y sobre la eficacia del bajo costo terapéuticas y tratamientos naturales para tratarla.

Pero según el Apóstol, todo esto tiene implicaciones muy graves. Note en el versículo 6 que cualquier despojo injusto del sustento de una persona equivale a un veredicto judicial injusto, y la privación de su vida, o para decirlo de manera más sucinta, ¡a un asesinato! No hay nada más serio que esto, amigos. Que estas dos cosas están directamente relacionadas también se aclara en Apocalipsis 13: 15-17 en el que la imagen de la bestia usa dos métodos para obligar a la gente a adorarla: uno es la privación del sustento, la otra es la privación de la vida misma. La última simplemente acelera el efecto de la primera, pero ambas violan el Sexto Mandamiento. Nuevamente, pregunto: ¿deberían los Adventistas del Séptimo Día ser parte de esto? ¡Dios no lo quiera! Este es un asunto que las personas deben tener la libertad de decidir por sí mismas, de cualquier manera, sin temor a la opresión.

La Falacia de las Exenciones

Ahora, habiendo dicho todo esto, quiero abordar el tema que algunos pueden plantear en defensa de los mandatos de la vacuna. Algunos podrían argumentar que no hay ningún problema con los mandatos ya que se pueden ejercer exenciones religiosas y médicas para optar por no participar. Quiero señalar dos cuestiones problemáticas con esta línea de pensamiento.

El primer problema es que siempre es peligroso poner en manos de cualquier hombre o grupo de hombres lo que justamente deberían considerarse derechos para dispensar o retener a su gusto. Dios no mira con bondad a los gobiernos que intentan controlar y obligar a sus ciudadanos de esta manera, lo vemos claramente revelado en la historia del Éxodo.

El problema muy práctico de depender de las exenciones se ilustra claramente por la falta de integridad y las inconsistencias que se observan en las exenciones. Hay algunos estados, algunos trabajos, algunas empresas que han declarado que no aceptarán ninguna exención del mandato de la vacuna. Otros han estado dispuestos a conceder tales exenciones. ¿Cuál será el resultado? ¿Va a crear una crisis económica ya que se abandonan numerosas funciones clave de infraestructura? En agosto, vimos un número récord de personas que renunciaron a sus trabajos. Dudo que los datos sean mejor para Septiembre y Octubre, especialmente a la luz del mandato federal de vacunas. Si esto va lo suficientemente lejos, es probable que veamos el desarrollo de una economía sumergida en Estados Unidos, una que no se puede rastrear con tarjetas de crédito o efectivo, una que no requieren cualquier vacuna para participar.

Pero también existe otro problema asociado con la dependencia de varias exenciones de estos mandatos. Es un problema filosófico, y aquí está: si una ley o un mandato es justo y correcto, ¿entonces debería ser conveniente para todos?

El pionero Adventista Alonzo T. Jones argumentó de esta manera cuando testificó ante el Comité Senatorial de Educación y Trabajo en 1888 en oposición a la ley dominical nacional que había sido propuesta por el senador de New Hampshire William H. Blair a los Adventistas del Séptimo día y a los bautistas del Séptimo día se les prometió una exención de las penas de la ley. Jones se negó a tolerar tales exenciones. Aquí hay un extracto de su testimonio:


Sr. Jones – Hay otro punto, y es que seremos víctimas de esa ley cuando se apruebe. Proponen poner una cláusula de exención. Algunos de ellos están a favor de una cláusula de exención, pero de nada nos vale si se introdujeran cuarenta cláusulas de exención, a menos que, de hecho, se insertara una cláusula que eximiera a todos los que no quieran mantenerla.

Senador Blair – ¿No le importa si se pone o no?

Sr. Jones – No hay ningún derecho en la legislación; y nunca aceptaremos una cláusula de exención como equivalente a nuestra oposición a la ley. La legislación a la que nos oponemos; y una cláusula de exención no modificaría nuestra objeción en lo más mínimo.

 Senador Blair – ¿Es diferente del Dr. Lewis?

Sr. Jones – Sí, señor, nunca aceptaremos una cláusula de exención, por tender en lo más mínimo a modificar nuestra oposición a la ley.  Negamos tan firme y plenamente el derecho del Estado a legislar sobre el tema con una cláusula de exención como sin ella.

Tomado de La Ley Dominical Nacional, p.118.


Hay un claro paralelismo aquí con la situación actual, ¿no es así? Se nos pide que aceptemos este tratamiento médico ciertamente controversial independientemente de nuestra necesidad, nuestros deseos, nuestra fe, nuestros factores de riesgo o cualquier otra consideración. Algunos estados y empresas tenemos la esperanza de obtener exenciones, pero ¿podemos depender de ello?

Llamado

La esencia de esta conversación se reduce a dos preguntas: primero, ¿es su cuerpo el templo del Espíritu Santo o no? Las Escrituras nos enseñan que lo es.

Muchos cristianos profesos ven el alma y el cuerpo como dicotómicos, que lo que sucede con uno no tiene relación con el otro. Sin embargo, los cristianos que creen en la Biblia reconocen que esta es una distinción basada en la falsa doctrina de la inmortalidad natural del hombre. De hecho, las Escrituras nos enseñan que el cuidado del cuerpo es parte de nuestro deber religioso, especialmente a la luz de la Segunda Venida de Cristo (1 Tesalonicenses 5:23).

Entonces, esto realmente nos lleva a la segunda pregunta: ¿a quién le ha encomendado Dios la responsabilidad de cuidar el templo de nuestro cuerpo?  ¿Le ha encomendado esa responsabilidad al estado o a usted como individuo?  Si es para el individuo, entonces el estado no tiene el derecho de usar el poder coercitivo de la ley en este asunto – el estado está infringiendo el derecho de Dios a delegar autoridad como lo crea conveniente.  De hecho, aquí es donde entra la conexión con el sábado, y viene de esta manera: ¿De dónde obtiene Dios Su autoridad sobre nuestras vidas, física, mental y espiritualmente?  Por supuesto, sé que sabe la respuesta; es porque Él es el Creador.

Así que aquí está mi seguimiento: ¿Cuál es la señal de que reconocemos a Dios como el Creador?  Sí, lo adivinó: es el Sábado del Séptimo día.  ¿Podría ser que la entrega de nuestra responsabilidad, bajo Dios, de determinar lo que entra en nuestros cuerpos a nuestro empleador, o al estado, sea un ataque preliminar a Dios como el Creador, en preparación para el asalto total contra esta verdad a través de una negación del Sábado?

Ésta es la cuestión sobre la que nos pido a todos que reflexionemos.  ¿Deberían los Adventistas del Séptimo día vacunarse?  Eso es entre tú y Dios, amigo.  ¿Deberían los Adventistas del Séptimo día apoyar el mandato?  Creo que las Escrituras nos prohíben.  No se trata de nuestros derechos, amigos.  Más bien, se trata de los derechos de Dios como nuestro Creador.  Sus derechos no deben ser pisoteados.  Que Dios nos ayude a honrarlos.

______________________

Nos interesa tu opinión, deja tu comentario aquí

______________________

Escrito por: Skip Dodson

Skip Dodson Beckfords ministry Adventista, mandatos, salud, vacuna, vacunas Beckfords Ministry

Skip Dodson abrazó el mensaje de Advenimiento cuando era un estudiante graduado de ingeniería aeroespacial de 25 años.  Durante las últimas tres décadas, se ha desempeñado como obrero bíblico, pastor de distrito, administrador y como decano universitario y presidente de religión.  Actualmente se desempeña como misionero autosuficiente con base en Colorado.  Skip ha estado unido en el ministerio durante más de 25 años con su esposa Renee.  La pareja tiene dos hijos adultos jóvenes, ambos socios con ellos en la misión.

Fuente: Fulcrum7

Traducido por: Karina Pritchett

¿Te gusto este articulo?

Suscríbete para más contenido.

unete a nuestros grupos de difusion