La Nueva Censura

by | 25 May, 2022 | 0 comments

La Nueva Censura

by | 25 May, 2022 | 0 comments

AdventHope, en el campus de la Universidad de Loma Linda, regularmente se patrocinan presentaciones por uno de los anteriores directores, Jonathan Zirkle, JD. El hermano Zirkle es un abogado litigante y vicepresidente de Libertad Religiosa de la Alianza Libertad y Salud. El sábado 26 de marzo del 2022, el hermano Zirkle pronunció una particular e importante presentación titulada ¨La Nueva Censura¨.

“La Nueva Censura” examina los intentos del mundo para pisotear la conciencia de los individuos, usando la censura para sustituir al Espíritu Santo hablando a la conciencia. De acuerdo con “Una Apelación a la Nobleza Adventista” de Conrad Vine, el hermano Zirkle plantea la pregunta de que, si las preocupaciones pragmáticas acerca del dinero están llevando a la iglesia a ser una herramienta inconsciente del mundo, y apartándola de su divina misión.

La Nueva Censura

Abriendo las Escrituras

19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.

20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. (Juan 3: 19,20)

En 2 Timoteo 4: 1-4, Pablo advierte a Timoteo de que llegará un tiempo en el que las personas seguirán sus propias pasiones, y que a sus oídos los alejarán de la verdad. Pablo debería saber, que el estaba para en ese lugar cuando la multitud tapó sus oídos y apedreó a Esteban.

La Censura es una herramienta natural y preferida del diablo, porque el odia la verdad, y la verdad siempre encuentra la manera de penetrar hasta el corazón. En contraste, Dios prefiere un discurso abierto, donde nada se esconde, y donde la verdad es predicada desde un tejado (Mateo 10:26-28). Esto es naturalmente así ya que la fe viene por el oír la palabra de Dios (Romanos 10:8-14).

El lugar en donde Dios habla a las personas es la conciencia. Ahí es donde razonamos (Isaías 1:18-20). Por esta razón, la conciencia es territorio sagrado. La protección de la conciencia es la esencia de la libertad religiosa.

Podemos ver como Dios habla a la conciencia en las palabras que Él habló a Caín. Caín sin embrago, rechazó las palabras de Dios, calló a su conciencia y mató a Abel. Aquí, encontramos un nexo entre la conciencia (o mas bien una conciencia acallada) y la acción ilustrada.

En los Estados Unidos, la libertad de expresión, que es el poder ser testigo e informar la conciencia, está protegida. Esta libertad está arraigada en la libertad religiosa. De hecho, Thomas Jefferson declaró que la Primera Enmienda está basada en la vida y el trabajo de Roger Williams, un pastor Puritano del siglo XVII, y el fundador de Rhode Island, quizá el primer gobierno que protegía la libertad religiosa desde el nacimiento de Cristo.

En la actualidad, esa libertad de expresión está siendo infringida por corporaciones. Las corporaciones han existido mucho antes de que existiera algún tipo de ley corporativa. De hecho, la corporación más antigua puede ser la Iglesia Católica.

Es mediante el uso de corporaciones (como Facebook etc.), en vez del gobierno de los Estados Unidos, que la libertad de expresión, y por ende el pensamiento, está siendo censurado. Lo mismo es un hecho en otros países, aunque casi todos los otros países del mundo carecen las mismas protecciones hacia la primera enmienda.

Es interesante notar que el Papa, líder de una de las corporaciones más grandes, haya declarado:

¨Escuchen, el evangelio nunca, jamás se avanza con proselitismo. Si alguien dice que es un discípulo de Jesús y viene hacia donde ti con proselitismo, esa persona no es un discípulo de Jesús. El proselitismo no es la manera; la Iglesia nunca ha crecido por el proselitismo¨ Papa Francisco, diciembre del 2019.

La iglesia remanente de hoy se enfrenta con el problema de como usar esta censura. Por un lado, La iglesia siempre tiene el deber de proteger el pulpito de herejía (Tito 1:10-11). Si un predicador habla en contradicción a la ley y al testimonio, no hay luz en él (Isaías 8:20).

Sea como fuere, la Iglesia no tiene ningún derecho a intentar controlar el discurso que se da fuera del púlpito, ni debe censurar el mismo cuando es honesto y discute los temas sin resolver del día.  La cura para el mal discurso es más discurso.

La censura no justificada existe, cuando no hay doctrinas eclesiásticas establecidas que estén involucradas. Se puede detectar por los intentos de mantener secretos, la manipulación emocional, por ataques hacia una persona o el carácter del que habla en vez de estar en contra de lo que se esta diciendo, y el uso general del engaño.

 La iglesia verdadera tiene que ser capaz de discutir abiertamente los asuntos familiares. Todos los que deseen hablar en un foro apropiado deberían ser permitidos, al igual que ser escuchados. Cuando la iglesia se desvía de la implementación del discurso libre, se está inclinando a usar la fuerza. Conviene a la iglesia recordar el lema: “Un hombre convencido en contra de su voluntad todavía alberga su misma opinión.”

Hoy en día, muchas instituciones adventistas están intentando silenciar la oposición hacia las políticas “oficiales” de la iglesia. Al hacer esto, están usurpando el rol de la conciencia de la persona y por ende al Espíritu Santo. En su lugar, están erigiendo la imagen del Magisterio de la iglesia Católica Romana, que es la autoridad de la iglesia romana para interpretar la doctrina. La posición católica romana establece que todos deben de poseer libertad religiosa para hacer lo que es correcto (como lo define el Magisterio), pero nadie debería tener una libertad religiosa desenfrenada que, en su enseñanza, es anarquía y libertinaje.

La experiencia reciente de Conrad Vine es un ejemplo de la censura de la iglesia, y todos los que no lo han experimentado, deberían escuchar a su presentación “Una Apelación a la Nobleza Adventista”, que cuestionaba, entre otras cosas, si la posición de la iglesia acerca de las vacunas pudo a ver sido tomada por las preocupaciones financieras acerca las instituciones de salud adventistas. Cuando la iglesia reprime el discurso libre, no es de extrañar que sus motivos sean cuestionados.  

No debemos de sobreestimar la importancia de la posición de la Iglesia Adventista sobre las vacunas para el mundo en general. Gobiernos y tribunales miran hacia la iglesia para determinar que es lo que está en terreno religioso y lo que está en terreno secular. Cuando la iglesia abandona el ámbito de la salud al ámbito secular, el gobierno tiene el paso libre para perseguir en lo que refiere a la salud. Adventistas de todas las iglesias, quienes tienen ambos, el mensaje de salud y redes globales de instituciones de salud, deberían reconocer que la salud está en el terreno religioso. Si tuviéramos que hablar sobre este tema, debido a nuestra presencia mundial, sin duda seríamos escuchados. Hay millones, si no miles de millones, que desconfían en el régimen de salud global encabezado por la ONU y los gobiernos occidentales, que estarían muy abiertos a nuestro mensaje si tuviéramos que abogar por sus libertades dadas por Dios.

El problema de las preocupaciones financieras mundanas es mayor de lo que la presentación de Vine haría creer al oyente. El problema también se extiende a otras grandes instituciones adventistas, incluyendo la educación adventista y ADRA. La educación adventista ha sido manipulada por acreditaciones, subvenciones, prestamos estudiantiles, etc., para ensenar las doctrinas del mundo. ADRA recibe millones de dinero del USAAID anualmente, que es dinero del gobierno de los Estados Unidos que se utiliza para promover las metas del Departamento de Estado de los Estados Unidos y la CIA. Al recibir estos fondos, ADRA esta haciendo a la iglesia sentir que esta haciendo trabajo misionero en ele extranjero, cuando en realidad esta restringida del proselitismo. No es de extrañar que las misiones extranjeras tradicionales se hayan debilitado. Pero no todo son malas noticias. La Radio Mundial Adventista se extiende a la mayor parte del mundo, y esta difundiendo el evangelio de acuerdo con el llamado de las escrituras a “predicar la palabra”.

Elena G. de White dijo que todos los ministros deberían tener un oficio. Esto permitiría libertad financiera para ambos, el ministro y la iglesia. Nos hemos desviado mucho de este consejo.

Hoy en día vivimos en un mundo de especialistas. Nadie puede saber todo acerca de algo. Pero no vivimos en un tiempo en el que podemos confiar a todos acerca de todo tampoco. No podemos tomarnos la libertad de confiar ciegamente en nuestros maestros, compañeros de trabajo, pastores o amigos. Debemos ser sabios para cuestionar lo cuestionable para así poder conocer la verdad.  La mayor pista hoy en día para saber qué es lo que se debe cuestionar es lo que se esta censurando y lo que tiene mayor desinformación a su alrededor.  El mejor antídoto es siempre tener un fundamento firme en las Escrituras.

En el pasado, nuestras casas de publicación produjeron muchos libros que relataban historias personales en el campo misionero. El subgénero era el cristiano perseguido. El tema del cristiano perseguido era la supresión del culto y el pisoteo a la conciencia. Hoy en día, hemos producido grandes instituciones de salud y educación, pero ya no producimos muchas historias personales. No esta claro si esto pasa porque las historias ya no suceden o porque no se han estado escribiendo. Es muy posible que estas experiencias ya no estén sucediendo. ¿Hemos sido desviados por los caminos del mundo?  ¿Estamos persiguiendo las riquezas y el aplauso de los hombres?

Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. (2 Corintios 4:1-2)

Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. (Juan 15:20)

Resumen

Ha llegado el momento de que la Iglesia regrese al evangelio puro.  Un retorno a ese evangelio requerirá decisión y causará persecución.  Ay de vosotros cuando todos los hombres hablen bien de vosotros. (Lucas 6:26). Tenemos trabajo por hacer.  Hagámoslo.  Lo que no hacemos ahora en tiempos de relativa facilidad, lo tendremos que hacer en tiempos de gran dificultad.

Fuente: fulcrum7.com

¿Te gusto este articulo?

Suscríbete para más contenido.

unete a nuestros grupos de difusion