¿Nos condicionan los mandatos de vacunas para el acto final de la historia?

by | 9 Dec, 2021 | 3 comments

¿Nos condicionan los mandatos de vacunas para el acto final de la historia?

by | 9 Dec, 2021 | 3 comments

La libertad y la libertad de conciencia impregnan los cimientos de nuestra nación y constituyen la plataforma de la democracia estadounidense incorporada en la Constitución de los Estados Unidos.  Nuestros brillantes antepasados ​​construyeron celosamente la Declaración de Derechos por dos razones fundamentales: asegurar el federalismo – una separación de la autoridad federal y estatal, y la separación del poder administrativo entre las ramas ejecutiva, legislativa y judicial del gobierno.  Estos principios protegen nuestras libertades contra la tiranía del gobierno y se originaron a principios del siglo XVII cuando los primeros peregrinos abandonaron Inglaterra y cruzaron el mar traicionero en su búsqueda de la libertad de conciencia en la nueva tierra.

Como federalistas dedicados, nuestros fundadores creían que era su deber promulgar un gobierno eficaz, pero nunca controlar la conciencia.  A pesar de sus convicciones sobre la libertad religiosa, muchos abrazaron principios bíblicos deontológicos.  Durante los debates de Madison en la Convención Constitucional de 1787, Benjamín Franklin expresó su frustración por la discordia política al solicitar que cada sesión se abriera con una oración y declarara: “Cuanto más vivo, más pruebas concluyentes veo de esta verdad: Dios gobierna los asuntos de los hombres.  También creo que, sin su ayuda concurrente, no tendremos éxito en este edificio político mejor que los constructores de Babel” (Biblioteca del Congreso, s.f., párr.).  A pesar de esto, Franklin reconoció la libertad religiosa y el derecho a la conciencia como sinónimos de una república verdaderamente libre.  Sin lugar a duda, Dios ordenó a estos hombres ya que el ejercicio del libre albedrío tiene sus raíces en el fundamento del gobierno del Cielo y el diseño original de la creación.

Este principio rector se ejemplifica en las palabras de Josué,

Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. (Josué 24:15)

Años más tarde, Elías se presentó ante el antiguo Israel y declaró: “¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra. (1 Reyes 18:21).  Desafortunadamente, la profecía revela que nuestra libertad de elección no durará.  Ahora hemos entrado en esa profecía y, como el antiguo Israel, la cultura del silencio y la indecisión se repite en la iglesia de Laodicea hoy.  Sin embargo, los principios rectores de Dios nunca han cambiado.

Desde principios del 2020, nuestra nación y el mundo han estado bajo un manto de miedo por la nueva pandemia de COVID-19.  A pesar de no contar con la tradicional aprobación completa de la FDA, se apresuró la producción de una vacuna y se lanzó a la población en Diciembre de 2020. El 23 de Agosto del 2021, la FDA aprobó la vacuna Pfizer-BioMTech comercializada como Comirnaty, para estadounidenses de 16 años o más.  Posteriormente, el 9 de Septiembre de 2021, el presidente Biden pronunció un discurso directo a la nación, reprendiendo a los 80 millones (25%) de estadounidenses que han ejercido su derecho a rechazar la vacunación contra el covid-19.  El presidente acusó a “una minoría distinta de estadounidenses” de causar muertes y afirmó: “Ese 25 por ciento puede causar mucho daño”.  La población específicamente reprimenda son los miembros del empleador más grande del país: los profesionales de la salud.

La mayoría de los profesionales de la salud ejercen desde convicciones fundadas en la verdad, la autonomía y la dedicación al humanitarismo.  Ética deontológica como la beneficencia, el acto de hacer el bien; no maleficencia, el deber de “no dañar”; justicia, principio de equidad e igualdad; y la autonomía, el derecho a la autodeterminación, está arraigado en los profesionales desde el inicio de la educación clínica fundamental.  Muchas organizaciones médicas y de enfermería tienen un Código de Ética o declaraciones de posición sobre cuestiones éticas como el consentimiento informado y la protección de los derechos humanos.

El Código de Nuremberg y la Declaración de Helsinki, junto con los principios deontológicos, sirvieron para guiar el desarrollo de políticas de práctica ética y se expresan en el documento de la American Nurses Association (ANA): Normas de derechos humanos para enfermeras en investigaciones clínicas y de otro tipo.  El documento establece que “Cada individuo tiene el derecho de autodeterminación con respecto a lo que se le hará a su persona” (American Nurses Association, ANA, 1985, p. 1).  Además, en 1990, el Congreso aprobó la Ley de autodeterminación del paciente para brindar a los ciudadanos la oportunidad de preparar directivas anticipadas en caso de que no puedan elegir por sí mismos.  El deber de un proveedor de atención médica para defender al paciente incluye asegurar a las personas su derecho a dar su consentimiento o rechazar el tratamiento, como se establece en la Declaración de derechos del paciente.  A pesar de las convicciones personales, los principios de la libertad de conciencia deben ser una prioridad en la atención al paciente, especialmente si los médicos creen que actúan por beneficencia y justicia.  Claro, conciso y aceptable para el bien común, ¿verdad?  Desafortunadamente, la marea ha cambiado.

El 1 de Octubre del 2021, el médico estadounidense Anthony Fauci les dijo a los canadienses en la Universidad McGill que una pandemia es uno de los escenarios en los que el bien común reemplaza los derechos individuales, y previamente acusó a los profesionales de la salud no vacunados de crear una nueva oleada de infecciones por COVID.  Durante el discurso del 9 de Septiembre, el presidente Biden reforzó esta afirmación al declarar que nuestra nación está “en una pandemia de no vacunados”, por lo tanto, está ampliando el mandato de que todos los trabajadores de la salud, un total de 17 millones, deben recibir la vacuna, para mantener sus puestos de trabajo.  Biden declaró que está usando la autoridad del gobierno federal porque puede, y proclamó: “Necesitamos hacer más.  No se trata de libertad o elección personal.  Se trata de protegerte a ti mismo y a quienes te rodean”.

 Hermanos y hermanas, deténgase y considere las implicaciones de estas declaraciones.

Respaldados por el presidente Biden, el 5 de Noviembre del 2021, los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), una agencia del poder ejecutivo federal y órgano de gobierno financiero de nuestro sistema de atención médica, promulgaron una “regulación de emergencia” que requiere que todos los proveedores certificados de Medicare / Medicaid exijan la vacuna COVID a todos los empleados bajo condición de empleo.  Todos los proveedores, incluidas las instituciones SDA, enfrentan un colapso financiero si no cumplen con las regulaciones de CMS.  Las exenciones de vacunas anteriores se anularon, lo que resultó en una manada de renuncias y despidos de trabajadores de la salud, especialmente enfermeras.  Y continúa.  Luego, el 16 de Noviembre, el Consejo Nacional de Juntas Estatales de Enfermería (NCSBN, por sus siglas en inglés), publicó un resumen de política advirtiendo a las enfermeras profesionales que se abstuvieran de proporcionar información pública errónea a través de métodos escritos o verbales, incluidas las redes sociales.  La advertencia advierte a las enfermeras que sigan las pautas del CDC y la FDA o pueden “poner en peligro sus licencias y sus carreras”.  Solo dos ejemplos más de métodos que están carcomiendo la ética médica y están dirigidos a los proveedores de atención médica estadounidenses.

La libertad y el derecho a la conciencia están desapareciendo para quienes han prevalecido en el frente de los hospitales desde que comenzó la pandemia.

  • Desapareciendo por aquellos previamente aclamados como “héroes”, que sacrificaron su propia salud física y mental por los demás.
  • Desapareciendo para los que trabajaron meses sin vacuna, entrando en las habitaciones de los afligidos donde la mayoría nunca pondría un pie.

Los “héroes” del año pasado son madres, padres, hijos, hijas y nuestros hermanos y hermanas en la iglesia.  Entonces, ¿por qué muchos creyentes acusan a sus hermanos de intenciones maliciosas cuando ejercen el derecho de conciencia que les ha dado Dios?  ¿Están los creyentes siguiendo el consejo bíblico de “probar los espíritus”?  (1 Juan 4: 1).  ¿Dios aprueba el cumplimiento forzado o honra nuestro libre albedrío?  ¿Son los pensamientos y la ciencia del hombre superiores a su autor, El gran médico?

Diez estados han presentado demandas con respecto al mandato de vacunas para los trabajadores de la salud, y la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) ha suspendido temporalmente la aplicación de las vacunas.  Este tema sin precedentes probablemente se trasladará a la Corte Suprema de los Estados Unidos.  Si bien, esta es una buena noticia, la evidencia muestra que el condicionamiento social, impulsado por el gobierno, los medios de comunicación y las reacciones de miedo del público ya están ocurriendo.  Como Pablo predijo en 2 Timoteo 3: 1-7, 13-14, la sociedad está aceptando gradualmente lo que alguna vez fue espantoso.  Para la mayoría de los mayores de veinticinco años, era difícil imaginar que nuestra nación abogaría por una ley dominical nacional, violaría la conciencia y obligaría a cumplir.  Sin embargo, a la luz de los mandatos actuales que ignoran la salud y la autonomía corporal, es fácil de ver.  Incluso los límites de nuestra denominación se han vuelto borrosos, y queda poca distinción entre proveedores de atención médica seculares y religiosos.  ¿Cómo puede pasar esto?

La historia registró que Adolf Hitler manipuló y condicionó sistemáticamente a millones de alemanes vulnerables para que creyeran que los judíos eran la escoria de la sociedad e indignos de vivir entre ellos.  En su autobiografía, Mein Kampf, Hitler creía ardientemente que estaba cumpliendo el propósito de Dios y que actuaba proféticamente desde la providencia divina.  Los esfuerzos para controlar el crecimiento de la población llevaron al presidente chino Deng Xiopeng a promulgar la infame “política de población de un solo hijo” en 1979. Por temor a multas y castigos, millones de chinos se vieron obligados a abandonar a sus bebés o cometer infanticidio, y se les condicionó para aceptar estos métodos como necesarios.  Por el bien mayor.”  Se especula mucho que estas violaciones de los derechos humanos continúan en la actualidad y se encuentran entre las mayores atrocidades del infanticidio desde que los antiguos reyes construyeron templos de sacrificio para Moloc (1 Reyes 11: 7; 2 Crónicas 28: 3, 33: 6; Jeremías 19: 2-6).  El hilo común entre estos líderes charlatánes y su capacidad para influir en las masas radica en sus poderes de persuasión y miedo sutil.  Un descenso gradual al abismo de sanciones inmorales y poco éticas comenzó a plagar estas sociedades.  En algunos casos, las personas que habían sido temerosas de Dios gradualmente se convirtieron en traidores de la justicia, se pusieron del lado de la opresión y fueron recompensadas por obedecer al estado.

El miedo es el Modus Operandi de Satanás, y a menudo se usa de manera encubierta bajo falsas apariencias de compasión y preocupación por “el bien mayor”.  Las instituciones de salud Adventistas del Séptimo día no son inmunes a los mandatos del gobierno y no reconocen el uso sutil de la fuerza, la persuasión y la coerción en sus filas.

Algunos de los líderes médicos y religiosos de nuestra denominación han utilizado la coacción pasivo-agresiva, diseñada para desencadenar la culpa en quienes ejercen su derecho a la conciencia y la autonomía corporal.  Usan comparaciones análogas de obedecer las leyes de “fumar, motocicleta y cinturón de seguridad” con la misma relevancia que inyectar una sustancia en el cuerpo humano, y sus opiniones inclinadas a menudo siguen declaraciones auto engrandecedoras con respecto a sus años de experiencia médica. ¿Puede el miembro de iglesia promedio debatir con un presidente de una universidad médica con cincuenta años de experiencia en salud pública?

En Septiembre pasado, un pastor luterano en el noroeste del Pacífico escribió un comentario en apoyo de los mandatos y acusó a los cristianos que obtienen exenciones religiosas de usar el nombre del Señor en vano y de pecar por su negativa.  Se citó a Gálatas 5: 13-14 para acusar a los creyentes de no cumplir toda la ley a través del amor y de no proteger a los vulnerables al usar su libertad para disfrutar de la carne.  El comentario se volvió viral y fue apoyado por muchos Adventistas del Séptimo día.  ¿Podríamos estar presenciando un condicionamiento social basado en el miedo que impulsa a los líderes religiosos a obligar a los hermanos a violar su conciencia?

Si bien no hay argumento en contra del amor como ley principal del gobierno de Dios, omitir el libre albedrío como fundamento ignora el tema principal de las acusaciones de Satanás hacia Dios.  A diferencia de los métodos del adversario, la constitución del Cielo incluirá la libertad de conciencia y el libre albedrío.  “Probar los espíritus”, como se indica en 1 Juan, revela una contradicción entre el derecho a la autonomía corporal y el mandato del gobierno, al igual que la inspiración.

“El poder concluyente se encuentra solo bajo el gobierno de Satanás.  Los principios del Señor no son de este orden….  El gobierno de Dios es moral, y la verdad y el amor deben ser el poder predominante.”

El Deseado de Todas las Gentes, pág. 759 – Inglés

Olvidar las convicciones de nuestros antepasados ​​y la sangre que se derramó por nuestra libertad, repetirá el pasado.  El siguiente sentimiento histórico transmitido por James Madison en 1830, expresa los conceptos que deberían habitar la conciencia de los legisladores y todos los estadounidenses antes de que nuestro derecho a la conciencia se convierta en historia:

“Los redactores de nuestra Constitución reconocen el principio eterno de que la relación del hombre con su Dios está por encima de la legislación humana y sus derechos de conciencia son propios.  No era necesario razonar para establecer esta verdad; somos conscientes de ello en nuestro propio pecho.  Es esta conciencia la que, desafiando las leyes humanas, ha sostenido a tantos mártires en torturas y llamas.  Sentían que su deber para con Dios era superior a los actos humanos y que el hombre no podía ejercer autoridad sobre sus conciencias.  Es un principio inherente, que nada puede erradicar” .

Church State Council, 2014, párr. 4

_______________________

Nos interesa tu opinión, deja tu comentario aquí

_______________________

Escrito por: Mary Matese

Fuente: Fulcrum7

Traducido por: Karina Pritchett

¿Te gusto este articulo?

Suscríbete para más contenido.

unete a nuestros grupos de difusion